Protestas contra el racismo en Estados Unidos, revelan a un Donald Trump más preocupado por las próximas elecciones que por lo que pasa en el país.

 

Washingron, AFP

Alternando una retórica dura con empatía y con un ojo puesto en su base electoral, Donald Trump se muestra inseguro sobre qué tono aplicar, ante las furibundas protestas contra el racismo que sacuden Estados Unidos.

Tras una noche más de violentos disturbios, con escenas de caos incluso en las cercanías de la Casa Blanca, Trump dejó claro en un tuit, dónde tiene puesta la mira: «NOVIEMBRE 3», fecha de la elección presidencial.

Desde hace varios días el mandatario emite mensajes contradictorios, mientras la ira se apodera de decenas de ciudades tras la muerte bajo custodia de George Floyd, un hombre negro de 46 años, que se ha convertido en símbolo de la brutalidad policial hacia los afro estadounidenses.

Tras el regreso de Trump a la Casa Blanca desde Florida en la noche del sábado, Washington aguarda un pronunciamiento suyo, tal vez un mensaje de unidad a un país maltrecho por los más de 100.000 muertos y los 40 millones de empleos que se cobró el coronavirus y sumido en la mayor ola de protestas civiles en décadas.

Pero el mandatario republicano permaneció alejado de los focos todo el domingo, salvo por una serie de tuits para regañar a los medios y a los demócratas, por una supuesta falta de determinación hacia los manifestantes.

La imagen de la Casa Blanca con las luces exteriores apagadas, mientras a pocas cuadras los manifestantes encendían barricadas y rompían vidrieras, es elocuente sobre la desconexión del presidente con sus conciudadanos.

«Una alocución nacional desde la Oficina Oval no detendrá a Antifa», dijo el lunes la portavoz del presidente, en alusión a la red de activistas de extrema izquierda, que Trump acusa de encabezar la violencia de los últimos días.

Aparte del mensaje sobre las elecciones, los otros tuits del presidente parecían menos destinados a restaurar la calma que a atizar a sus bases.

La alcaldesa demócrata de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, denunció lo que consideró una peligrosa falta de liderazgo presidencial.

«Habla y empeora las cosas esto es igual que lo de Charlottesville», agregó, en referencia a la respuesta de Trump a la violencia de los supremacistas blancos durante una manifestación en esa ciudad de Virginia en 2017.

Ramon Urbina Brizuela, Director 

Onda Informativa

Radio Onda Tica © 2020. 
Todos los derechos reservados.

Radio Onda Tica © 2020. 

Todos los derechos reservados.

 

Los comentarios expresados en el sitio web o en las páginas de redes sociales, son responsabilidad exclusiva de sus autores y RadioOndaTica no se responsabiliza por su contenido ya que protegemos el derecho de expresión.