Amnistía Internacional: “Nicaragua vive una de las peores crisis de DD.HH. del continente”

MANAGUA – Alimentación inadecuada, tratos inhumanos, torturas y hasta violaciones sexuales padecen más de 100 manifestantes retenidos en diferentes prisiones de Nicaragua a raíz de las protestas surgidas contra el presidente Daniel Ortega en 2018, según denuncian organizaciones de derechos humanos.

Por ello, la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara-Rosas, considera que Nicaragua “vive una de las peores crisis de derechos humanos del continente”, a la par de Cuba y Venezuela.

Guevara-Rosas enfatiza que si bien es cierto que antes que comenzaran las protestas antigubernamentales de 2018 ya existían algunas denuncias de abusos y violaciones a los derechos humanos, las manifestaciones contra la administración sandinista vinieron agudizar esas prácticas.

Por su parte, Gerardo Berthin, director de programas para América Latina y el Caribe de Freedom House, indica que no es una sorpresa que Nicaragua siga siendo un país donde los derechos humanos sean un desafío y añade que la pandemia por el nuevo coronavirus agravó aún más el deterioro a las libertades.

El líder opositor Félix Maradiaga en una casa en Managua, la cual se mantiene bajo asedio policial. Foto Houston Castillo, VOA.

El líder opositor Félix Maradiaga, quien coincide con las apreciaciones de Guevara-Rosas y Berthin, considera que, el presidente Daniel Ortega ve a los “presos políticos” como “un mecanismo de puerta giratoria”, el cual utiliza para negociar con diferentes actores nacionales e internacionales.

“Ortega ha secuestrado personas en condición de presos políticos, y en algunas instancias ha excarcelado a otros grupos. Aunque hay que señalar que estas personas no obtienen plena libertad, son sujetas a un acoso permanente. Esto es un acto inhumano. La utilización de presos políticos como una especie de ficha de cambio”, comenta Maradiaga.

Y es que, en 2019, el gobierno liberó al menos a 90 manifestantes bajo una polémica Ley de Amnistía aprobada por el oficialismo, según datos del Ministerio de Gobernación de Nicaragua.

Ortega niega presos políticos

Los informes de derechos humanos indican que actualmente hay una nueva agrupación de reos. Desde estudiantes hasta ancianos que pasaron a ser considerados reos de alta peligrosidad por su forma de pensar.

En algunos casos, las condiciones inhumanas que denuncian las organizaciones de la sociedad civil han obligado a algunos reclusos a protestar, al punto de zurcirse los labios y los párpados, exigiendo el respeto a su integridad.

Sin embargo, Ortega lo negó en un acto público transmitido en cadena nacional de radio y televisión el pasado 8 de noviembre. En su discurso, además retó a organismos de derechos humanos a comprobar las denuncias, consideradas por su administración como una “falsedad”.

Un grupo de defensores de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), encabezado por la abogada María Oviedo, tomaron la palabra del mandatario sandinista y se dirigieron al Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, mejor conocido como “La Modelo”. No obstante, la solicitud de ingreso a la cárcel fue negada.

“Nosotros nos presentamos un día después que el presidente diera un discurso invitando a organizaciones de derechos humanos a los penales y ver las condiciones de privados de libertad, pero no nos recibieron la carta”, denunció Oviedo.

De estudiantes a reos “de alta peligrosidad”
Fachada del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, mejor conocido como “La Modelo” de Nicaragua. Foto Houston Castillo, VOA.

John Cerna fue uno de los estudiantes detenidos a finales de febrero de 2019, mientras se dirigía a la Universidad Centroamericana (UCA), en Managua. Su familia denunció en ese entonces que, sujetos de civil lo golpearon, provocando una fractura en la costilla. Posteriormente lo arrojaron a una camioneta. Horas después apareció en una estación policial en donde fue acusado de supuesto tráfico de drogas.

Cerna estudiaba Ingeniería Civil y desde 2018 estuvo activo en las protestas estudiantiles, razón por la que, según su familia, fue expulsado de la estatal Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

“Un mes antes de estallar la crisis política de 2018 estaba cursando quinto año de ingeniera civil en la UNI, en Managua. Le faltaban pocas clases para recibirse y lo expulsaron arbitrariamente por pensar diferente. Además, le borraron sus datos académicos”, denunció a la VOA, su hermana Alba Sarahí Cerna.

Sarahí relata que John siguió protestando hasta que fue detenido por las autoridades nicaragüenses. Desde la cárcel, Cerna envió cartas denunciando graves violaciones a los derechos humanos en el penal. Incluso, en enfatizó que su salud se ha deteriorado debido a los malos tratos.

“Desde que se secuestró a John sabíamos que era por oponerse al gobierno. De un momento a otro lo trasladaron a una celda de máxima seguridad.  Desde ahí no tenemos ninguna comunicación, no sabemos qué está pasando con él”, explica. “La última vez que vimos a John fue el 26 de noviembre y nos manifestó que tuvo dos convulsiones y los oficiales no lo llevaron a ningún centro médico, solo le dieron dos (tabletas de) acetaminofén. Aparte, está teniendo cuadros de esquizofrenia como consecuencia del aislamiento”, dijo su hermana a la Voz de América.

Por Houston Castillo Vado

Radio Onda Tica y OndaticaOnline.com

Dale me gusta y Comparte

Radio Onda Tica © 2021. 
Todos los derechos reservados.

Radio Onda Tica © 2021. 

Todos los derechos reservados.

 

Los comentarios expresados en el sitio web o en las páginas de redes sociales, son responsabilidad exclusiva de sus autores y RadioOndaTica no se responsabiliza por su contenido ya que protegemos el derecho de expresión.