Terremoto en Japón, decenas de víctimas mortales

Japón revivió la tragedia del terremoto y el tsunami. Una serie de violentos temblores de magnitud 7,6 en la escala de Richter sacudieron la costa occidental del país nipón. El balance provisional de víctimas habla de al menos 30 personas.

Giancarlo La Vella – Ciudad del Vaticano 

El comienzo de 2024 se caracterizó en Japón por un fuerte terremoto que afectó a la costa occidental del país nipón, en particular a la prefectura de Ishikawa y sus alrededores. Afortunadamente, el seísmo no alcanzó los niveles de 2011, cuando el terremoto de 9 grados combinado con el maremoto causó casi 20.000 muertos y el desastre de la central nuclear de Fukushima. Esta vez la potencia fue menor, pero una serie de 155 temblores, registrados a lo largo de dos días, causaron la destrucción de un centenar de edificios y numerosos incendios, además de víctimas. Se levantó la alerta de tsunami. Se habían pronosticado olas de cinco metros, pero en cambio no se superó el metro y medio. 

Ayuda a las víctimas del terremoto

Las operaciones de socorro están en pleno desarrollo. Tras los principales temblores, al menos mil militares y numerosos equipos de rescate fueron enviados a la zona afectada, en torno a Ishikawa, epicentro del seísmo. El Primer Ministro, Fumio Kishida, subrayó que el seísmo había causado daños a gran escala. Mientras tanto, los reguladores nucleares afirmaron que varias centrales de la región afectada por el seísmo funcionaban con normalidad y no había ningún impacto en su funcionamiento. Miles de evacuados tuvieron que abandonar sus hogares. Las comunicaciones telefónicas y por Internet se han visto interrumpidas. También se ha suspendido parcialmente el tráfico ferroviario y por carretera.

Aplazado el discurso del Emperador

El emperador de Japón, Naruhito, debía dirigirse hoy a la nación, pero la Agencia de la Casa Imperial japonesa ha cancelado la tradicional felicitación pública de Año Nuevo. A instancias del emperador, el país debe concentrarse ahora en prestar socorro y hacer frente a los daños en la zona afectada por el terremoto. Así pues, se ha interrumpido la tradición en la que los miembros de la familia imperial se asoman al balcón de la residencia para saludar a los súbditos reunidos en los jardines del parque, en el centro de la capital, Tokio.

LE GUSTA ESTA PROPIEDAD, DALE CLIC A LA IMAGEN Y LLAMENOS